Ángel García Pineda

 

Tenía cinco años cuando llegó a Fundación Carol. No había esperanzas para lograr avances pues no sostenía  su cuerpo;  no tenía fuerzas y no emitía  sonidos.

Gracias a los años de terapia, ahora puede caminar sin ayuda, su carácter ha mejorado mucho y ya dice varias palabras.

Todas las indicaciones que se le han dado a su mamá, las ha seguido al pie de la letra.  Actualmente a sus once años de edad se han visto los logros de Ángel quien en pocos días se integrará una escuela regular. 

.

.

.